¡Asesinan y violan a Persona Trans!

publicado a la‎(s)‎ 1 abr. 2012 14:28 por Programa Dgys   [ actualizado el 1 abr. 2012 16:23 ]
(Runa, 17-11-2011) La pasada madrugada del 12 de noviembre Patricia Ruíz Saldaña, una compañera travesti de 28 años de edad, con la que tuvimos una cercana relación con motivo de nuestras salidas periódicas para vigilar el respeto de los derechos humanos de la población trans, fue presuntamente victimada por un desconocido al cual conoció en una discoteca ubicada en la urbanización San Felipe en el distrito de Comas, Lima.

Patricia fue encontrada sin vida en la Av. República de Perú N° 1412, urbanización Huaquillay, ubicada en el distrito de Comas al promediar las 05:00 a.m. La víctima presentaba golpes y más de una docena de cortes en el cuerpo además de un corte en el cuello, “por las pericias, en ese lugar" se presume que el asesino golpeó a la travesti de cabello rojo hasta tumbarla sobre el piso. Luego la pateó, acuchilló en las costillas y degolló. Después golpeó su cabeza contra el pavimento y la ultrajó sexualmente, dijo un efectivo de la Policía Nacional del Perú.

Ella había asistido con un grupo de amigas al centro nocturno, es ahí donde conoció a su victimario, una persona desconocida, quien le invitó licor y luego de pasado un tiempo se retiraron juntos en un taxi. Según indica el taxista, Patricia y su acompañante sostuvieron una acalorada discusión obligando al conductor a detener el auto en las inmediaciones de las avenidas Carabayllo y República de Perú, para pedirles que se bajaran. Luego de ello se produciría el desenlace fatal. Posteriormente, el victimario huyó en un taxi.

Este tipo de crímenes de odio son recurrentes en el Perú, además de Patricia, en lo que va del año han ocurrido otros casos como el de Paloma, Pérez Trucio, quien fue torturada, acuchillada y quemada en las cercanías del puente Atocongo, en los límites de los distritos de Santiago de Surco y San Juan de Miraflores, en el pasado mes de octubre.

Esperamos, una vez más, que actos como este no queden impunes y que la sociedad, la comunidad política y funcionarios públicos se conmuvan y asuman el compromiso de salvaguardar los derechos humanos de las personas trans, incorporando sus demandas en el marco de políticas inclusivas, con la finalidad de alcanzar una convivencia social digna y una cultura de paz. No se justifica ningún tipo de violencia, menos aún contra las poblaciones históricamente postergadas e ignoradas.

El Instituto Runa de Desarrollo y Estudios sobre Género permanecerá vigilante ante cualquier tipo de vulneración de los derechos humanos de la comunidad trans, haciendo visibles las situaciones donde estos derechos se quebranten, para a partir de ahí luchar porque se generen procesos de inclusión social y ejercicio pleno de los derechos humanos.

¡No más muertes de personas trans!

¡No a la impunidad!

¡Respeto a la vida, la identidad trans y la mujer trans!

Comments