Alcalde de Huarmey sostiene que consumir agua contaminada con estroncio y manganeso ocasiona homosexualidad

publicado a la‎(s)‎ 1 abr. 2012 14:12 por Programa Dgys

(Runa, 16-11-2011) Es sumamente preocupante que, al igual que el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien tuvo unas opiniones desatinadas con respecto a que las causas de la homosexualidad estriban en el consumo de aves tratadas tratadas con hormonas, autoridades peruanas, como es el caso del alcalde de Huarmey, José Benitez Pantoja, afirmen que la causa que convierte a las personas en homosexuales en su jurisdicción sean producto del consumo de agua contaminada por estroncio y manganeso.

El burgomaestre de dicha localidad arguyó que estos metales encontrados en las aguas que transcurren en su provincia, producirían la disminución de las hormonas masculinas. “Preocúpense el agua de Huarmey tiene estroncio y manganeso, y están en peligro. El estroncio está latente y el estroncio lamentablemente disminuye las hormonas masculinas”, declaró José Benitez a una radioemisora de alcance nacional.

Dichas declaraciones no solo develan una enraizada creencia equivocada en la génesis de la homosexualidad por afectación del balance hormonal, también levanta una alarma en el peligro no de consumir aguas contaminadas sino en la proliferación de la homosexualidad. En consecuencia, estas prejuiciosas elucubraciones trasnochadas ahondan la brecha de la desigualdad y exclusión que no permiten acceder plenamente a los derechos humanos de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, personas trans e intersexuales. Si las autoridades elegidas democráticamente sostienen este tipo de ideas no se puede esperar un proceso social de inclusión real, sostenible y equitativo para la gobernabilidad y el buen gobierno.

Desde el Instituto Runa de Desarrollo y Estudios sobre Género, mantenemos una posición de defensa y respeto de los derechos humanos; asimismo deploramos tajantemente este tipo de expresiones lesivas contra la diversidad sexual y de género, las cuales están basadas en la ignorancia y los prejuicios.

Comments